ATRAS QUEDA

Andado llevo el camino con mi ligero equipaje.
Voy hacia mi destino, atrás queda mi sino y en él mi triste bagaje,
De una vida no vivida escasa de paz y amor, sin ilusiones compartidas, sin gozos ni alegrías que llenen mi corazón.

Atrás queda mi maleta vacía y sin pasado.

Voy hacia una meta con mi vida incompleta en busca del deseado amor que no he hallado tras ninguna puerta a las que he llamado.

Atrás ese mundo queda de insatisfacciones

Atrás esa vida queda, si se puede llamar así, carente de ilusiones de esperanzas y pasiones que me inciten a seguir buscando las razones. Del porqué de mí existir ajeno a mutaciones.

Atrás quedan las horas de soledad interminable.

Atrás queda el que llora y hoy mi alma implora que por siempre acabe este dolor que mora de forma abominable en mi vida de otrora.


Treblaesoj
julio del 1999



Pulsa en el sobre
para enviar tus comentarios sobre esta historia.